Una identidad diferente a la propia por Maricel Alvarado

El uso de las máscaras en las diferentes culturas está relacionado como rito o experiencia espiritual. Yo voy a tratar el tema de la máscara como el objeto que me ayuda a parecer quien no soy.

Una máscara es una cobertura de la cara y quien la usa comunica una identidad diferente a  la propia, es el resultado de la interacción entre el individuo y el ambiente en el que se desempeña. Básicamente el conflicto de la máscara está entre el ser o parecer y por otra parte entre la aceptación o el rechazo. Siempre las llevamos para  disfrazar nuestra verdadera personalidad , tapan su realidad permitiéndole   fingir lo que no se es pues lo que queremos es ocultar nuestras emociones, no solo la expresión exterior de la emoción sino también a cómo nuestro subconsciente manipula nuestra percepción de la realidad enmascarando con emociones menos negativas otras que por considerarlas indignas nos negamos a nosotros mismos a sentir  generando una emoción falsa que desconcierta y actúa como camuflaje. En cualquier caso nuestra comunicación no verbal, un gesto, el tono de la voz, un desliz verbal, la postura o ciertos ademanes podrían traslucir las auténticas emociones.

Es un medio sutil de aparentar individualidad.

 Los seres humanos las utilizamos en la cotidianidad de nuestra vida, tantas como tantos roles vayamos a desempeñar, no es consciente  y no siempre corresponden a lo que en realidad somos sino más bien a la forma en que deseamos  que nos vean o a lo que los demás quieren ver en nosotros.

Psicológicamente hablando las máscaras tienen un significado muy  importante pues siempre van a representar algo de uno, una parte íntima del ser, y a la vez ayudarán a ocultar cosas que no queremos que los demás vean por miedo, por buscar aceptación, por vulnerabilidad  o para defenderse y proteger la intimidad de manera consciente o inconsciente .  Las utilizamos de acuerdo a la ocasión y a la persona con quien nos vamos a enfrentar porque se quiere  tapar la realidad personal fingiendo lo que no se es .Es un escudo protector en la vida social.

Es un ideal consciente forjado de la imagen con la cual el individuo se presenta ante su grupo de referencia o en sociedad en general.

 Cada uno crea sus propias máscaras dependiendo del  entorno en que se encuentre.  Ocultarse va a ser la primera intención, ocultarse de las reacciones por errores cometidos, por miedo a ser descubiertos quien en realidad uno es y las verdaderas intenciones que ese sujeto tiene. Detrás de una máscara hay un común denominador: el miedo. Miedo a expresarse, a ser reprobados, juzgados, miedo a que nos conozcan .

Todas las máscaras son producto de nuestra cultura, de etiquetas preestablecidas y de nuestro propio interior. Nos dan una falsa seguridad y nos resistimos a quitarnos las máscaras  aún sabiendo que si lo hacemos nos vamos a liberar . Protegidos por ellas podemos vivir en una permanente soledad emocional llena de secretos, por miedo a perder la intimidad, a sufrir un desengaño, a los defectos y virtudes que pueda o no tener, por miedo a la responsabilidad y  al compromiso. Entre más distante es la máscara de lo que en realidad somos menos libres nos sentiremos y esto nos lleva a vivir un estado de ansiedad y frustración permanentes.

El libreto de la máscara es que hay que mostrarse y actuar como los demás desean, el lado negativo es que se cae en la falsedad y superficialidad. Hay una confusión grande entre lo que uno realmente es y en lo que se quiere aparentar, también hay distorsión entre la realidad interna y la externa y se presenta una excesiva dependencia de objetos externos.

Las máscaras que utilizamos tienden a ser frágiles y aunque procuremos mantenerlas intactas hay algo más profundo que rige nuestra conducta y nuestro comportamiento : el corazón; y tarde o temprano muestra su fruto, de manera directa a través del lenguaje no verbal mediante gestos y actitudes muchos de ellos inconscientes. Las máscaras tienden a romperse cuando nos enfrentamos a circunstancias impredecibles, estresantes e inesperadas: situaciones que salen de nuestro control. Las máscaras son sólo útiles en situaciones más o menos predecibles.

Las máscaras son las apariencias, en ciertas ocasiones acompañan al individuo toda su vida.

 Se  quiere atraer  a la gente  para luego darse cuenta que lo que se atrajo fue a otro enmascarado, alejando a los demás por un estorbo: la máscara.

Técnicas utilizadas

Estas obras están trabajadas con la técnica de Vitro Fusión que es la manera de “cocinar” el vidrio: se meten mínimo dos láminas de vidrio especial, hecho por artistas para trabajar a altas temperaturas, cada una  de 3 mm  y se mete en el horno especial para esta técnica ; en este caso 1500º F por espacio de unas 17 horas más o menos, si la obra tiene más láminas de vidrio lleva mucho más tiempo en el horno, como es el caso se algunas de estas obras (Argento, Narciso. Cínico, yo y Pico de Oro) la técnica se llama Casting. La vitro fusión leva un proceso cuidadoso, el horno tiene una computadora que permite programar según cada procedimiento. Con mucho cuidado se calienta la pieza hasta que el vidrio esté como “miel” y luego se deja enfriar más lento aún para que el vidrio se solidifique y quede una sola lámina.  Algunas de éstas obras tienen bajo relieve: para esto se pone una fibra especial recortada por el artista con la forma que quiere en su obra. De primero se funde la pieza para obtener una sola lámina con los colores seleccionados especialmente para esa obra y se vuelve a poner dentro del horno con esta fibra  con un programa diferente al anterior. Una vez listas se procede a cortar el vidrio sobrante con  sierras  y luego se pule con máquinas o a mano. Una vez listas todas las partes se pega. Odas obras tienen pegado en el bajo relieve lámina de oro y de plata.

Técnicas utilizadas

Estas obras están trabajadas con la técnica de Vitro Fusión que es la manera de “cocinar” el vidrio: se usan mínimo dos láminas de vidrio especial, hecho por artistas para trabajar a altas temperaturas, cada una de 3 mm y se mete en el horno especial para esta técnica ; en este caso, con estas obras se llevó a una temperatura de1500º F por espacio de unas 17 horas más o menos (para las que solo tiene 6 mm) y si la obra tiene más láminas de vidrio lleva mucho más tiempo en el horno como es el caso se algunas de estas obras : Argento, Narciso. Cínico, yo y Pico de Oro. Si se usan más de 3 láminas de vidrio transparente y de color la técnica se llama Casting. Con mucho cuidado se calienta la pieza hasta que el vidrio esté como “miel” y luego se deja enfriar más lento aún para que el vidrio se solidifique y quede una sola lámina.

La vitro fusión lleva un proceso cuidadoso, una ventaja para el artista es que el horno tiene una computadora que permite programar según cada procedimiento, pero esto no quiere decir que las piezas siempre resultan en lo esperado, muchas veces el horno le juega una mala pasada al artista y sale algo diferente .

Algunas de éstas obras tienen bajo relieve: se pone una fibra especial recortada por el artista con la forma que quiere en su obra. Primero se funde la pieza para obtener una lámina sólida con los colores seleccionados especialmente para ella y se vuelve a poner dentro del horno con esta fibra y se hace la programación especial.Una vez listas se procede a cortar el vidrio sobrante con sierras y luego se pule con máquinas o a mano , hecho esto se procede a pegar las partes. “Yo” y “Pico de Oro» tienen pegado en el bajo relieve lámina de oro y lámina de plata.  

An identity different from one’s own by Maricel Alvarado

The use of masks in different cultures is related as ritual or spiritual experience. I am going to treat the subject of the mask as the object that helps me to look like who I am not.

A mask is a covering of the face and whoever uses it communicates an identity different from their own, it is the result of the interaction between the individual and the environment in which he or she works. Basically the conflict of the mask is between being or appearing and on the other hand between acceptance or rejection. We always carry them to disguise our true personality, cover their reality allowing them to pretend what they do not know, because what we want is to hide our emotions, not only the external expression of the emotion but also how our subconscious manipulates our perception of reality masking with less negative emotions other than to consider them unworthy we deny ourselves to feel generating a false emotion that disconcerts and acts as camouflage. In any case our nonverbal communication, a gesture, the tone of the voice, a verbal slip, the posture or certain gestures could show the real emotions.

It is a subtle means of pretending individuality.

Human beings use them in the daily life of our lives, as many as we will play roles, is not aware and does not always correspond to what we really are but rather to the way we want them to see us or what others They want to see in us.

Psychologically speaking, masks have a very important meaning because they are always going to represent something of one, an intimate part of being, and at the same time they help to hide things that we do not want others to see due to fear, to seek acceptance, for vulnerability or to defend themselves and protect privacy in a conscious or unconscious way. We use them according to the occasion and to the person with whom we are going to face because they want to cover up the personal reality by pretending what is not. It is a protective shield in social life.

It is a conscious ideal forged from the image with which the individual appears before his reference group or in society in general.

 Each one creates their own masks depending on the environment in which they find themselves. Concealing is going to be the first intention, hiding from the reactions to mistakes made, for fear of being discovered who one really is and the true intentions that that subject has. Behind a mask there is a common denominator: fear. Fear of expressing oneself, of being reproved, judged, afraid of being known.

All masks are products of our culture, pre-established labels and our own interior. They give us a false security and we are reluctant to take off our masks even knowing that if we do, we will be liberated. Protected by them we can live in a permanent emotional loneliness full of secrets, for fear of losing intimacy, to suffer a disappointment, to the defects and virtues that may or may not have, for fear of responsibility and commitment. The more distant is the mask of what we are actually less free we will feel and this leads us to live a state of permanent anxiety and frustration.

The libretto of the mask is that you have to show yourself and act as others want, the negative side is that you fall into falsehood and superficiality. There is a big confusion between what one really is and what one wants to pretend, there is also a distortion between internal and external reality and there is an excessive dependence on external objects.

The masks we use tend to be fragile and although we try to keep them intact there is something deeper that governs our behavior and our behavior: the heart; and sooner or later it shows its fruit, directly through non-verbal language through gestures and attitudes, many of them unconscious. Masks tend to break when faced with unpredictable, stressful and unexpected circumstances: situations beyond our control. Masks are only useful in more or less predictable situations.

The masks are the appearances, in certain occasions they accompany the individual all their life.

 You want to attract people and then realize that what was attracted was another masked, pushing away others by a nuisance: the mask.

Techniques used:

These works are worked with the technique of Vitro Fusion that is the way to «cook» the glass: they use at least two sheets of special glass, made by artists to work at high temperatures, each of 3 mm and goes into the oven special for this technique; in this case, with these works it was brought to a temperature of 1500º F for about 17 hours or so (for which it only has 6 mm) and if the work has more sheets of glass it takes much longer in the oven as it is the case is some of these works: Argento, Narciso. Cynic, I and Pico de Oro. If more than 3 transparent and colored glass sheets are used, the technique is called Casting. Carefully heat the piece until the glass is like «honey» and then allow it to cool even slower so that the glass solidifies and leaves a single sheet.

The vitro fusion takes a careful process, an advantage for the artist is that the oven has a computer that allows programming according to each procedure, but this does not mean that the pieces always turn out as expected, often the oven plays a trick on you to the artist and something different comes out.

Some of these works have a low relief: a special fiber is cut by the artist with the shape he wants in his work. First the piece is fused to obtain a solid sheet with the colors selected especially for it and it is put back into the oven with this fiber and special programming is done. Once ready, we proceed to cut the excess glass with saws and then polish with machines or by hand, done this proceeds to paste the parts. «Me» and «Pico de Oro» have gold foil and silver foil stuck in the low relief.


Deja un comentario


*