ENCASILLADOS, POR MAT KAR

 

ENCASILLADOS

POR MAT KAR

 

“ENCASILLADOS” surge como respuesta a situaciones y discursos de poder generados en las últimas elecciones presidenciales en Costa Rica. Formo parte de ese porcentaje de personas que se vio impactada por los discursos de odio y discriminación, lo cual me llevó a darme cuenta del contexto en que vivimos. Tenemos puntos de vista diferentes, apoyar un discurso de odio, manipulador y encasillador, tiene un común denominador, provocar e incitar a crear una Costa Rica dividida y encasilladora. Una realidad contaminada por los signos de violencia cotidiana.

Encasillamos a las personas por su cuerpo, por su elección a amar, por su edad, por su apariencia, muchos nos vemos encasillados por nuestra forma de ser. Con este proyecto sentí y escuché de primera mano cómo se sienten las personas ante una sociedad que limita su forma de ser.

Encasillar, es una forma de desvalorizar y lo practicamos todos los días, según el diccionario “consiste en clasificar, objetos de un mismo tipo”, sin embargo, más recientemente la tendencia es encasillar personas, basadas en prejuicios culturales, étnicos, religiosos, sociales o de género. No solo clasificamos cosas u objetos, nos atrevemos a clasificarnos entre nosotros mismos, siguiendo en ocasiones, ese rasgo que forma parte de nuestra educación y que nos inculcan desde niños. Cuando nos encasillamos o la sociedad nos pretende encasillar, estamos limitando nuestra manera de ser por complacer.

Las situaciones de poder nos cubren o descubren personas que están a nuestro lado y que nos hacen ver cómo nos dividimos, lo negativo, lo raro, lo diferente, lo vemos como una amenaza. Y se presta para mostrarnos la materia prima de la cual estamos hechos. No es fácil promover cambios o incluso eliminarlos, más cuando los traemos desde pequeños y bajo el brazo, a manera de prejuicios mezclados con educación.

No obstante, es posible vivir sin que este tipo de situaciones nos afecten de manera nociva tratando a cada quién de manera justa e intentando no vivir en función de lo que correctamente está establecido por la sociedad, sino valorando y respetando la identidad de cada ser.

El acto performático de introducirse en la caja, desnudo, y con los ojos cubiertos, el sentirse limitado por algo que no ve, la sensación de encierro a tu alrededor llevó a cada participante a mostrar y sentir su propio encasillamiento materializado. Fueron muchas las reacciones, recuerdos que surgieron, el miedo, la frustación, el enojo, cada quién mostrándolo como lo sentían. Un encierro liberador con la posibilidad de descargar y vencerlo. De lo que no cabe duda, es la capacidad que tenemos de superar condicionamientos sociales y eliminar los limitantes que nos imponen y que también los autoimponemos.

 

Testimonios

 

Encasillados –

Dennisse M. Jackson

 

 Todo lo que nos rodea las redes sociales, hasta lo que llegamos a pensar nos somete a un sinfín de mundos y cuestionamientos falsos que nos encasillan para poder “encajar”, agradar y hasta tener que dejar de ser nosotros mismos y perder nuestra esencia; dejando de evolucionar en nuestro interior porque la sociedad me dice que tengo que hacer, nos impone a quien amar y hasta cómo debemos de hacerlo.

Sin embargo, la fuerza interna que llevamos es la que nos permite detener esos paradigmas, esas voces, esos agentes de la falsedad y esas limitantes que nos convierten en algo que no somos, y así realzar nuestro brillo, que, aunque no todos reímos igual no significa que no podamos hacer feliz a todo aquel que nos rodea.

 Con cariño Dennisse Jackson.

 

Mi nombre artístico es Fiorella Lombardy Montero, soy transformista profesionalmente  desde hace 11 años.

Mi verdadero nombre es Juan Carlos, un hombre de 38 años de edad, homosexual de nacimiento.

Todo comenzó como un juego, solo por ver que se sentía y como me veía, pero poco a poco me fui metiendo más de lleno y me enamoré de este arte tan hermoso y duro al mismo tiempo, porque no todo es tan bello como aparenta, aunque el cariño, aplausos y besos del público lo vale y recompensa todo, la experiencia ha sido maravillosa 

 y me encasillo porque las personas toda mi vida lo han hecho, por sentirme diferente a ellos, porque pienso y siento distinto a los demás, porque la mayoría del tiempo, por no decir que siempre trato de hacer y sentir todo únicamente a lo que mi corazón siente.

Yo no me siento como me ven los demás, solo soy una persona con gustos diferentes, pero eso no me hace ni más ni menos persona que otros, siento, amo, y vivo el día a día igual que el resto, me encasillé como una forma de protesta silenciosa para generar conciencia de lo que sufrimos la comunidad LGTBI en nuestro país.

 

 Tifanny, mujer transgénero,42años.

Tomé la decisión de ser hoy, de haber vivido en un cuerpo, mente y corazón equivocados, al tomar la decisión pensé en los pro y los contra que la sociedad nos impone, especialmente los seres queridos (familia) la cual a sido para mi un apoyo vital para vivir y ser feliz, pero desafortunadamente la sociedad nos encasilla y nos margina, sin darse cuenta que podemos ser capaces de ser como cualquier otro ser humano.

He sufrido el maltrato psicológico y físico por parte de seres con doble moral, he perdido por prejuicios infundados personas especiales, he sufrido en carne propia el desprecio, la burla, y el maltrato, he pasado por momentos de angustia y desesperación, tratando de encontrar respuesta de cómo ser plena y totalmente feliz, hoy por hoy la felicidad soy yo misma, vivir el día a día con ésta identidad que adquirí con valor y sin miedo buscando la felicidad completa que es difícil de allar.

 En todos esos momentos de angustia y desesperación, de lágrimas dolor y de dudas, sé quien soy, quien quise ser y seré, no mutilar más  ni  mi cuerpo, ni mi mente, que la sociedad absurda me mutile con sus absurdos pensamientos, doble moral que duele y hieren lo más profundo de tu ser, orgullosamente puedo decir que soy mujer, diferente con un órgano genital puesto en mi cuerpo por el mejor un ser único Dios.

 

 “ Encasillados” se fue regenerando convirtiendose en un acto testimonial de la vida de cada participante.

El primer acto creativo, surge con la personalidad de cada participante, si bien es cierto que la idea inicial era la de la exclusión  o encasillamiento por la diversidad sexual, conforme los participantes se introducían a la caja , más que direccionarlos se transformó en una manera individual de expresión.

Creando una atmósfera de intimidad, entre la caja y la persona, aquí surge el segundo acto creativo, donde ellos mismo expresaron su propio “Encasillamiento” por medio de experiencias individuales y personales, cada persona con su propia historia, dandose una reconstrucciónde la idea inicial que haga que el espectador se cuestione, qué me encasilla?, Cómo me encasilla la sociedad?.

El espectador será el creador del argumento final.

Estas imágenes son una pequeña muestra del proyecto, participaron más de 50 personas, entre señoras, jóvenes, parejas, familias completas, niños. La idea del proyecto ¨Encasillados¨ es poder mostrarlo en su totalidad, algo en que desde ya se está trabajando para hacerlo realidad.

 

 

Deja un comentario


*