DE ENCAJE Y DE PIEL: QUEHACERES CON HILO – MARCAS DEL CONTACTO, POR ANDREA REY

 

DE ENCAJE Y DE PIEL: QUEHACERES CON HILO – MARCAS DEL CONTACTO

 

“De Encaje y de Piel: quehaceres con hilo- marcas del contacto” es una exposición que nace de mi interés por darle continuidad a mi proceso creativo (14 años de trayectoria) referente a las piezas que he realizado con tela e hilo, a partir de las cuales fue surgiendo una inquietud por trabajar alrededor de alguna producción artesanal que contemplara materiales iguales o similares como recursos para a concepción de un objeto. Al mismo tiempo, deseaba unir esa inquietud con otra también recurrente, que es el hecho de haber usado en algunos trabajos, la tela para interpretar el cuerpo desde la cubierta que lo recorre es decir, la piel.

La propuesta expositiva se plantea como una forma de socializar la investigación realizada dentro de la Maestría en Artes de la Universidad Federal del Ceará, en la cual estudié la “Renda de bilro”, una artesanía característica del estado de Ceará – Brasil. El conjunto de piezas que componen la exposición involucran este tipo creaciones, aprovecho su potencial sensible explorando la plasticidad de los elementos recolectados, bien como la relación de estos con el cuerpo, concretamente con
la piel– la piel que tiene marcas –, pensando en:

¿Qué tiene la piel de tela y qué tiene la tela de piel?

Piel y tela: Las dos son láminas que se pueden encontrar de colores y texturas variadas, son sensibles a las perturbaciones externas. La una se estampa la otra también, una sana la otra se repara, las dos sirven de protección, aislamiento y cubierta. Las dos son transformables con el actuar del hilo y la aguja, las dos pueden ser estiradas, las dos más o menos resistentes. Piel y tela tienen que ver con el cuerpo, en él se encuentran.

La exposición mostrará un trayecto que implicó una colecta creativa: coleccioné cicatrices, estrías, lunares y otras marcas de mujeres que pertenecen al mundo de mis afectos, al mismo tiempo colecté telas, encajes, ropas usadas. Estudié marcas, formas, movimientos, texturas de la piel, y las llevé para la tela. Luego, llevé la tela y el encaje para habitar la piel, reflexionando en lo que se estampa en ella en el transcurso del tiempo, a través de experiencias de contacto.

 

ANTECEDENTES

Piezas realizadas en años anteriores que sirven como ejemplo para mostrar la coherencia del proceso de la maestría con lo que hice anteriormente.

Desde Adentro, 2004, 3m2.Instalación. Costura, tecla cabello. Detalle y vista general montaje.

La niña, 2010-2011, 3m2. Instalación. Costura (tela, aplique).Detalle e vista general.

Vísteme, 2006, Intervención en pared. Bordado con cabello sobre encaje de ropa íntima femenina. Detalle.

BITACORA

Durante el proceso de creación se llevó una bitácora, la intención con esta pieza es mostrar un poco una de las tantas formas de registro de la investigación que antecede la exposición.


 


 

VESTIDOS PARA DEDOS

Estas acciones surgieron de una voluntad por crear experiencias de contacto con los objetos hechos y artículos recolectados, interactuar con ellos para descubrir más posibilidades de expresión, para sensibilizar igualmente con su forma, su materialidad, para dejar registrado un contacto con mi piel. Los registros fotográficos son, al mismo tiempo, un retorno a procedimientos activados en el pasado, esta vez reflejando específicamente los elementos en juego: piel, contacto, encaje. Las acciones no son una escena ensayada con anterioridad, son un pensamiento vago sobre lo que quiero hacer y mucha conexión con los elementos usados y la libertad de ir según lo que se va viviendo. Como expresión artística creo que esta experimentación trae la foto-performance para actuar en la intimidad, no son actos preparados para un público, son materia y el cuerpo frente a la cámara, activando las potencias de la síntesis de sus materialidades.

Vestido para dedos, 2017. Registro Fotográfico, 70 x 150 cm c/u ( 2 piezas)

 

Perforado, 2017. Registro Fotográfico, 35 x 45 cm c/u

 

ÓRGANOS COLECTIVOS

La combinación de ensayos personales y colectivos me llevó a crear piezas que dan realce al sentido del tacto, que permiten al espectador mover la estructura (de la forma más evidente que en otras piezas ) es más, ser parte de ella, hacer que su piel se prolongue en el tejido y que la flexibilidad de las dos superficies cambie al mover los volúmenes centrales, generando una experiencia compartida de la obra, pero también envuelta de intimidad, pues no busco una participación multitudinaria, a la hora de resolver la forma, los elementos que propongo proyectan la interacción de dos cuerpos que “comparten la piel”.

 

Órganos colectivos, 2018. Objetos relacionales (Renda de Bilro / encaje de bolillo, telas, hilos, espinas). Dimensiones variables. 3 piezas/ aproximadamente 180 x 30 x 40 cm

 

EN TU PIEL

Pedí fotografías de marcas de piel a las mujeres de mi universo afectivo, con ellas creé una pieza fruto de influjos múltiples, en donde se evidencian las características de cada marca con sus texturas, colores, configuraciones, sin colocar la piel entera en evidencia, cuidando las superficies del afecto, las identidades, configurando con todas las fotografías una piel integral, tal vez de uso colectivo, que gana presencia como una piel única, afectada, llena de vestigios que unen historias. Me di cuenta del mismo modo, que pedir la participación de las mujeres de mi vida implicó mover su sensibilidad, hacerlas revisar sus cuerpos con novedad y acercarlas a mis formas de crear.

 

En tu piel, 2018. Traje con botones (Renda de Bilro, tejido, macramé, fotografía). Detalle

 

DE ENCAJE Y DE PIEL

De encaje y de piel es una instalación escultórica compuesta por piezas blandas hechas en tela con acabados de encaje de bolillos, espinas y cabello, las cuales parecen órganos (riñones, corazón, hígado, cerebro) que en sus cualidades sensoriales dispuestas por la combinación de texturas, dejan ver el dentro y fuera del material que modela “cuerpos”, para mí femeninos. Las ondulaciones de la piel se manifiestan en las telas de diferentes colores que aluden al mismo tiempo, a sus variados matices. Los materiales se tuercen, estiran, se dejan deslizar a partir de la estructura central como si algo se estuviera desprendiendo, desenrollando. Asimismo, coso meticulosas marcas en los tejidos que sirven de envolturas, estas intervenciones generan irregularidades que acentúan el tratamiento de teñido de otros detalles incorporados. Cada componente tiene su individualidad, sus formas son parecidas, pero no hay dos iguales.

Las piezas se cuelgan de un fino hilo adherido al techo, otras en la pared generando pequeños grupos, o solas, un poco distantes de las demás. Retomo en el proceso de creación de esta obra, la definición de las dimensiones de los elementos y distribución en el espacio con respecto al tamaño de mi cuerpo, pensando que otros cuerpos van a recorrer sus entramados, sus fragmentos. Prefiero eso, captar la atención de quien es curioso para encontrarse con las pequeñas cosas; y que sabe que es necesario de disposición, para contemplar la acumulación de atavíos sensitivos presentados aquí para los ojos y a lo mejor, para las manos.

DETALLES DE LA INSTALACIÓN

Deja un comentario


*